¿En qué consiste la Ecualización de Audio?

Empecemos definiendo el proceso de ecualización: ecualizar el audio significa que regulamos o alteramos las diferentes frecuencias de sonido para moldear una pista modificando la intensidad de los tonos hasta conseguir el efecto deseado.

Es un proceso determinante en producción musical puesto que determinará la calidad de nuestra canción, ya que la ecualización afecta a gran cantidad de elementos como la claridad, la separación, la profundidad, la amplitud estéreo, el headroom, la percepción de sonoridad (o loudness), la percepción de los efectos, etc.

 

¿Para qué sirve la Ecualización de Audio?

Utilizamos la ecualización de audio normalmente para reforzar ciertas bandas de frecuencia para ajustar el sonido a las características que nosotros queremos. Para ello se suele añadir o quitar decibelios en determinadas frecuencias.
Por lo tanto, la ecualización de audio nos permitirá modificar la frecuencia de un elemento para que este no interfiera en un instrumento u voz, por ejemplo. Esta ecualización de los tonos nos permite encontrar un equilibrio para que las melodías no se pisen y se potencien.

Controles de un ecualizador

  • Frecuencia: con este proceso definimos el rango de frecuencia que vamos a modificar a través de la frecuencia de corte.
  • Ganancia: con este parámetro modificamos la cantidad de atenuación o incremento del volumen de dicha frecuencia.
  • Bandas: estos controles dividen el espectro de frecuencias y las usamos para aumentar o recortar partes del sonido. Si por ejemplo tenemos un ecualizador de 4 bandas, solo podremos usar 4 filtros simultáneos para modificar el sonido.
  • Ancho de banda: con este parámetro aumentaremos o disminuiremos el rango de frecuencia que se verá afectado por una banda.
  • Analizador de espectro: el analizador de espectro nos permite ver cómo ciertos sonidos se ven afectados cuando son combinados con otros. En muchos ecualizadores encontraremos una pantalla que nos permitirá ver como se desarrolla una señal en el tiempo. Por lo tanto, un analizador de espectro permite detectar todas las frecuencias en una señal dada a modo de representación gráfica.

Tipos de ecualizador

  • Paramétrico: el ecualizador paramétrico permite controlar individualmente los tres parámetros por banda (frecuencia, ganancia y ancho de banda). Lo más común es que el ecualizador tenga mínimo 4 bandas, una para las frecuencias bajas, medias bajas, medias altas y altas.
  • Semiparamétrico: similar al anterior con la diferencia de que con este ecualizador no podemos modificar el ancho de banda.
  • Gráfico: el más común para ecualizadores hardware. Cuenta con más bandas que las anteriores, normalmente de 5 a 31 bandas dependiendo del modelo. Al ser las bandas fijas, con este tipo de ecualizador solo podemos modificar la ganancia, ya que no podemos modificar ni el punto de corte ni el ancho de banda.

Tipología de filtro

  • Low pass: permite el paso de frecuencias por debajo de la frecuencia de corte. Esto significa que todas aquellas frecuencias que estén por encima serán atenuadas.
  • Hi pass: al revés que el anterior, esta tipología de filtro solo permite el paso de frecuencias que estén por encima de la frecuencia de corte, aquellas que estén por debajo serán atenuadas.
  • Band pass: sólo deja pasar las frecuencias que estén dentro de los puntos de corte de los dos filtros (entre un «Low Pass» y un «Hi Pass»). Todo lo demás es atenuado.
  • Bell / Peak: incrementa o atenúa una banda de frecuencia (Q) en torno a la frecuencia central o cutoff.
  • Hi Shelf / Low Shelf: con este filtro incrementamos o atenuamos la frecuencia de corte de igual manera hasta el final del espectro.
  • Notch: este tipo de filtro atenúa a infinito la frecuencia seleccionada. Por este motivo lo llamamos “filtro eliminador de banda”.
Ecualizador de Audio

Algunos consejos:

  • Mejor atenuar que incrementar: el oído humano es mucho más propenso a detectar atenuaciones que incrementos. Así mismo, la atenuación le dará mayor claridad a tu sonido, y la fase del sonido se verá menos afectada.
  • Cuando atenúes utiliza ecualizadores estrechos (entre cuatro y seis), y los incrementos con banda ancha entre 0.2 y 0.8.
  • Empieza siempre que puedas por los graves y seguidamente con los agudos para lograr mejores resultados.
  • Tu actitud en las diferentes etapas: intenta ser lo más cuidadoso posible en la etapa de grabación, mientras que en la mezcla podrás divertirte más y potenciar tu creatividad. En la masterización debes intentar no abusar de la ecualización. Utiliza otros procesadores para combinar y llegar al resultado final.
  • Utiliza filtros low cut para evitar la resonación de los escenarios. Evita usar más de 6 dbs de atenuación e incremento.
  • El micrófono es más importante de lo que piensas. Prueba a cambiar de micrófono si ves que el sonido no te gusta. Con los micrófonos dinámicos existen gran variedad de sonidos. Prueba a usar uno.

¿Tienes más dudas sobre la ecualización de audio? Te leemos en los comentarios 😊

Equipo Grow Up Music