Como ya sabemos, el proceso de producir cualquier canción que tengamos en mente, implica seguir una serie de pasos que nos permitan hacer sonar nuestras canciones de un modo que consigan transmitir lo que queremos en cada momento.

Y es que dentro de este proceso, tenemos algo importantísimo que determinará la calidad final de nuestro tema; la progresión de acordes.

Una progresión de acordes es ni más ni menos que una sucesión de acordes que determinarán la BASE de nuestra canción. Así que como vemos, es un tema suficientemente importante como para dedicar un post especial sobre la progresión de acordes en producción musical.

Es importante intentar no usar siempre la misma progresión de acordes. De lo que se trata es de que nos arriesguemos y usemos distintas variaciones para agregar interés. Por eso mismo, hoy queremos explicarte en qué consiste.

¿Por qué utilizar la progresión de acordes?

Primero de todo, debemos tener claro que las progresiones tienen un papel muy importante en la narración de tu canción. El uso de un acorde terminado en un momento concreto, puede cambiar con total seguridad el hilo narrativo del tema: de tristeza a alegría, de claro a oscuro, etc. Por lo tanto, nos permitirán determinar el carácter que queremos transmitir en todo momento generando emociones en el oyente.

Pero antes de seguir profundizando en el tema, veamos la diferencia entre acordes mayores y menores:

Acordes mayores:

Un acorde mayor tiene tres notas: FUNDAMENTAL-TERCERA-QUINTA. La fundamental da nombre al acorde: por ejemplo en el acorde mayor de DO la fundamental es el DO. Las otras dos notas que conforman el acorde (3ª y 5ª) se forman teniendo en cuenta estas distancias interválicas con la fundamental de ese acorde. Veamos un ejemplo:

Para construir un acorde mayor, hay que tener en cuenta cual es la fundamental. A partir de ahí, buscamos la 3ª y la 5ª del acorde. Pero hay que comprobar que la distancia entre cada una de esas notas es la apropiada: la distancia se mide en tonos y semitonos. Para que el acorde pueda considerarse Mayor debe cumplir estas dos condiciones:

De la fundamental a la tercera, hay dos tonos.
De la tercera a la quinta, hay un tono y medio.

Acordes menores:

Los acordes menores tienen también tres notas: Fundamental, tercera y quinta. Solo que la distancia entre cada una de ellas varía respecto de los acordes mayores.
De la fundamental a la tercera, hay tono y medio
De la tercera a la quinta hay dos tonos
El acorde menor de Do tiene de DO a Mib tono y medio, y de Mib a SOL dos tonos.

Vemos de manera gráfica todo esto:

¿Puedo convertir un acorde mayor en menor y viceversa?

Sí, con las alteraciones: El sostenido (#) y el bemol (b). Una alteración es un signo que modifica la altura de la nota. El sostenido eleva el sonido un semitono y el bemol baja el sonido un semitono. Así que si queremos variar los mayores a menores y viceversa, podemos alterar su tercera nota con un sostenido o con un bemol.

 

Cifrado americano

El cifrado americano es un código de letras asociadas a las notas musicales. El código relaciona una letra con una nota. En la siguiente tabla verás la correlación entre las esas y letras y su nota correspondiente:

Una vez tengas claro a qué nota corresponde cada letra, lo más interesante es aplicarlo a los acordes. La letra mayúscula nos indica la fundamental del acorde en cuestión. Si el acorde que hay que tocar en ese momento es acorde mayor, nos aparecerá solo la letra. Si el acorde es menor, nos aparecerá una “eme» minúscula a la derecha de la letra. Entonces el acorde que configuraremos será el acorde menor correspondiente a esa nota fundamental.

Si nos ponen esta indicación: Am. Significa que hemos de tocar el acorde de La menor.
Sería el siguiente:

Números romanos

En música, indicamos la posición de las notas mediante números romanos. Dichos números romanos también varían para indicar si son mayores o menores. Los mayores se indican en mayúscula, mientras que los menores se indican en minúscula. Veamos un ejemplo:

Ejemplos de progresión de acordes

Los acordes del blues de doce compases son I, IV y V, y han sido usados en todo el mundo.

Estos serían los acordes en clave de C mayor:

  • Primer acorde: Do, Mi, Sol (mayor)
  • Segundo acorde: Fa, la, do (mayor)
  • Tercer acorde: Sol, Si, Re (mayor)

También hay una progresión pop punk. Esta progresión va mucho más allá del pop-punk, y es frecuente en un millón de canciones famosas. Esta progresión de acordes es I-V-vi-VI.
Estos serían los acordes en clave de C mayor:

  • Primer acorde: Do, Mi, Sol (mayor)
  • Segundo acorde: Sol, Si, Re (mayor)
  • Tercer acorde: la, do, mi (menor)
  • Quarto acorde: fa, la, do (mayor)

Como veis, tener un conocimiento básico sobre la progresión de acordes es realmente importante para que sepamos escribir nuestra canción, así como para conseguir definir el carácter de nuestro tema musical.

En los cursos de Grow Up Music transmitimos todos los conocimientos necesarios para que sepáis componer vuestras propias canciones, y os podáis dedicar, si así lo deseáis, a la producción musical de manera profesional.

¡Descubre nuestros cursos!

Te leemos en los comentarios 🙂